Cuando fallan las guitarras o los guitarristas

Alemania aprueba proyecto de ley para detener crimen de odio y notícias falsas en Redes
April 5, 2017
CDEEE realiza amplia jornada integral en el nuevo Boca de Chacón
April 6, 2017
Mostrar todos

Cuando fallan las guitarras o los guitarristas

Teofilo Quico Tavar

Jueves 6 de abril 2017. Por: Teófilo Quico Tabar.

 

Una noche, durante la guerra de abril del 65, saliendo del Comando Beller, en la calle Mercedes, frente al parque Independencia, para hacer el recorrido nocturno correspondiente a la zona asignada, que consistía en parte de Ciudad Nueva, Ensanche Lugo y Gazcue, junto al pianista y comandante Papy Peña, Abercio Castro y Cibao, en cuyos recorridos en ocasiones nos acompañó Franklin Almeyda, que vivía en la Padre Billini, al pasar frente al entonces Hotel Europa, próximo a donde estaba nuestro Comando, escuchamos la voz del Ministro Héctor Aristy para que nos detuviéramos. Estaba sentado junto al Cor. Montes Arache, el oficial Aníbal López, (hoy en el Cuerpo de Ayudantes), y otros hombres rana.

Después de Héctor Aristy bromear como lo hizo siempre, Montes Arache advirtió que tuviéramos mucho cuidado con la zona de Gazue, a pocas esquinas de donde estábamos, porque había recibido informes de nerviosismo en esa zona. Y no bien terminaba de hablar, cuando se iniciaron tableteos de ametralladoras, por lo que nos ordenó quitarnos de ahí y seguirlos para ir a investigar, y auxiliar a los combatientes que estaban próximos ese lugar, por donde está Clínica San Rafael.

Bordeando la Santiago, alcanzamos a la calle García Godoy, donde había trincheras y alambres de púa que hacían estrecho el camino para maniobrar los vehículos en que andábamos, pero llegamos hasta el mismo edificio de la Clínica, donde estaban el comandante Ramón Ulises Terrero, su hermano Titín y unos cuantos combatientes más, en una marquesina.

El tiroteo se hizo más intenso, pero se ordenó, no gastar municiones hasta determinar que ocurría. Al rato comenzaron a verse balas de las llamadas “trazadoras” por encima de nuestras cabezas, y los militares entendieron que iban a usar armas de mayor calibre, por lo que ordenaron buscar protección en los edificios de la calle Santiago con Danae, que quedaban a una esquina. Instantes después hizo impacto un morterazo frente a la verja de la Clínica.

Al salir, Montes ordenó iniciar descargas con todas las armas disponibles para ayudar la retirada, momento en que se trabó la ametralladora del que iba delante. Y al preguntar qué pasaba, alguien contestó que el arma se había encasquillado. Entonces Montes Arache expresó: “Falló la guitarra, o falló el guitarrista”.

Cada vez que nos encontrábamos, surgía el tema de la guitarra y el guitarrista. Héctor decía que eran necesarias las dos cosas, pero Montes insistía que era preferible un buen guitarrista aunque la guitarra no fuera tan buena.

Traigo esto a colación, por todos los problemas existentes. Para que el gobierno, oposición, sociedad civil, como todos los que dirigen organizaciones, evalúen, si están fallando los instrumentos o quienes los tocan. Si son las leyes o quienes las aplican. Si son las instituciones o quienes las dirigen. Porque siempre será preferible contar con ambas cosas buenas, como decía Héctor Aristy, pero sin desestimar la tesis de Montes Arache, pues podrían estar fallando algunos músicos. Y este podría ser un buen periodo para comenzar a reflexionar, que es lo que hay que cambiar.  tabasa1@hotmail.com

LeoNOTICIA