Dominicana, entre Odebrecht y Marcha Verde

Lenín Moreno, Vicepresidente de Ecuador deja sin funciones por decreto presidencial al vice presidente Glas
Agosto 3, 2017
Chile aprueba proyecto para despenalizar el aborto
Agosto 3, 2017
Mostrar todos

Dominicana, entre Odebrecht y Marcha Verde

Elso Segura, ex diputado, servidor público y miembro del Comité Central del PLD.

Jueves 3 de septiembre 2017. Por Elso Segura.

 

La nación dominicana se encuentra atrapada en un valladar que pone en peligro no sólo la paz social y el ordenamiento político, sino además, la estabilidad y el progreso económico del pueblo dominicano. Dicho valladar lo constituye por un lado el escándalo de ODEBRECH, y por el otro el movimiento social denominado “marcha verde“.

Durante los últimos once (11) el país ha estado inmerso en una especie de parálisis intelectual, todo el mundo repitiendo por distintos medios el tema ODEBRECH y el tema Marcha Verde, parecería que el país comienza y termina con ambos temas; son cientos de miles de dominicanos que han reducido su potencial productivo para dedicarse al seguimiento sobre el desenlace de los referidos temas.

ODEBRECH y Marcha Verde tienen a la sociedad dominicana dividida en distintos bandos, de un lado el gobierno, la procuraduría, la judicatura, y el grupo de exfuncionarios y legisladores presos por el escándalo ODEBRECH, sin saber qué hacer con ellos, si los condenan o los liberan, y del otro lado, importantes sectores de la sociedad que reclaman mas presos y condenas maximas.

De igual manera, el Gobierno y el Partido de La Liberación Dominicana se hayan en un enfrentamiento mediático con sectores de la sociedad civil, empresarios y partidos de oposición, respecto al movimiento social denominado “marcha verde contra la corrupción y la impunidad“, de acusación y contra acusación.

Los verdes como se les denomina, tratan de demostrar con sus actividades, que cada vez, más ciudadanos se incorporan a dicho movimiento como expresión del descontento que sienten con el gobierno por la manera como éste viene enfrentando los actos de corrupción denunciados; en cambio, el gobierno y el Partido que gobierna (PLD) y sus aliados, hacen ingentes esfuerzos para minimizar y desprestigiar dicho movimiento, sin analizar las causas que motiva a estos ciudadanos a protestar.

En lo que respecta a la ciudadanía expresada en el movimiento verde, pienso que están haciendo el papel que le corresponde, de monitorear, cuestionar, denunciar y exigir al gobierno el cumplimiento de la ley y, la implementacion de una gestión pública transparente y de calidad que satisfaga las expectativas del pueblo dominicano.

El gobierno por su parte, esta en el deber constitucional de garantizar en todos los órdenes el imperio de la ley, esto implica cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, sobre todo perseguir y sancionar de manera ejemplar a todo ciudadano que las viole, máxime si se trata del uso personal y discrecional de los recursos del Estado por funcionarios públicos.

De igual modo los peledeistas no debemos rasgarnos las vestiduras, ante las críticas que nos hacen los grupos sociales y políticos por el tema de la corrupción y la impunidad o cualquier otros males de la administración pública, mas bien debemos ver dichas criticas como oportunidades de mejoras y, trabajar para eliminar las deficiencias y debilidades de cara al futuro inmediato.

Nuestro partido (PLD) debe asumir las criticas de la ciudadanía como lecciones de las que hay que aprender. Y una de las enseñanzas que debería tomar en consideración el partido de La Liberación Dominicana para recobrar la confianza pérdida en el pueblo dominicano, es escoger candidatos a puestos electivos, que no puedan ser cuestionados de haber estados vinculados a actos reñidos con la ley, la moral y las buenas costumbres.

El sistema político dominicano arrastra una gran debilidad y es que los partidos políticos escogen candidatos en función del dedinero que puedan invertir en campaña, sin cuestionar el origen de tales recursos, ni el perfil ético, democrático, político, de ciudadanía y el historial social de los mismos. Esto explica en parte el deterioro moral que se observa en toda la sociedad y el Estado.

Para revertir esta situacion se impone seguir trabajando en la construcción de una Democracia Participativa, sostenible,
transparente, solidaria, equitativa, humana, y más amigable con el medio ambiente.

LeoNOTICIA