Por Mario E. Hidalgo

Santo Domingo.- Muchos reflejan “humildad” y un corazón limpio, pero ellos saben perfectamente lo que son. El grave problema de pensar que siempre tienes la razón en lo más profundo de tu ser es que el día del lloro y las lágrimas viene de repente y casi siempre deja un mar de destrucción masivo y emocional. Siempre he considerado que la humildad genuina está muy por encima de la experiencia.

¿Cuántos de nosotros en una posición de mando escuchamos atentamente, con bastante vehemencia y reverencia el punto de vista de la persona que recoge la basura? Todos los liderazgos han practicado indudablemente el mal hasta más no poder y sería muy interesante ver la primera piedra de aquél que se sienta libre de pecado.

No hay un solo entre ellos que pueda ser digno de admiración. Pero este cáncer no se ha perpetrado durante un año o una década, sino que tiene cientos de años en la República Dominicana y parte del mundo. Algunos investigadores sabíamos perfectamente que en algún tiempo llegaría la sublevación ineludible. Padres trujillistas que no dan la razón a sus hijos cuando estos segundos la tienen, pues son amantes de la fuerza bruta. Jefes que imponen su poder para maltratar al proletariado y tratarlos como basura, sin darles el derecho de expresarse libremente y escuchar las opiniones de sus empleados.

Líderes religiosos que te mandan a dar pan a las calles, cuando muchos de sus hermanos en la misma iglesia se mueren de hambre y no tienen ni siquiera un empleo. Dirigentes políticos peleándose entre sí y obedeciendo a intereses particulares cuando el desorden y el desequilibrio absoluto arropa las calles del país, y largo etc.

Me importa un comino que muchos se hagan de la vista gorda con este comentario, pues sé que lo que es verdaderamente imposible de esquivar es esta revolución gigante y furiosa de jóvenes empoderados que han asumido el liderazgo total de la nación dominicana y de gran parte del planeta. La marihuana, el alcohol, las gaseosas, la música urbana explícita y la juventud forrada de tatuajes hasta en la niña de los ojos son el nuevo nombre del control territorial.

En menos de un año, más de una decena de amigos queridos han perdido sus vidas desgraciadamente en accidentes de motocicletas y estoy totalmente convencido de que las estadísticas aumentarán. Pero ¡BRAVOOO! Un aplauso al antiguo liderazgo por dejarnos este legado. No estoy de acuerdo con que un joven tenga que tatuarse su brazo o fumarse un cigarrillo para reflejar “independencia y revolución”, pero bienvenidos a la realidad. No es lo que yo quiera o tú quieras, sino simplemente lo que es. El antiguo liderazgo (Con su famosa palabra favorita: EXPERIENCIA), no supo hacerlo y dejó un desastre increíble.

Ahora las piernas del conservadurismo tiemblan al ver cómo se apresura (Como en cámara lenta), una cabalgata furiosa y rebelde de adolescentes y adultos que arden como fuego salvaje y deciden tomar las riendas del nuevo liderazgo a nivel mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí