La dialéctica de la violencia se ha impuesto tras una nueva escalada de la tensión en la Franja de Gaza. La aviación de combate de Israel ha bombardeado este sábado el enclave palestino tras el disparo de más de 250 cohetes hacia el sur y el centro del territorio israelí.

A dos semanas de la celebración del festival de Eurovisión en Tel Aviv, el escudo antimisiles Cúpula de Hierro interceptó proyectiles lanzados sobre Rehovot y Modiin, localidades próximas a la metrópoli costera, así como en Beit Shemesh, en el distrito de Jerusalén.

Cuatro palestinos, entre ellos una mujer embarazada y su hija de 14 meses, han muerto en los ataques aéreos a Gaza, según fuentes sanitarias palestinas.

Más de 120 objetivos militares de Hamás y la Yihad Islámica –entre ellos un edificio de los servicios de inteligencia de Hamás, un túnel de ataque de la Yihad excavado bajo la frontera, dos plataformas de lanzamiento de cohetes y cinco bases con arsenales–, han sido destruidos hasta ahora por Israel desde el aire o mediante carros de combate.

La agencia estatal de noticias turca Anadolu aseguró que las oficinas de su sede en la Franja había sido atacada con misiles israelíes.

MÁS INFORMACIÓN

Miles de civiles israelíes se han dirigido a lo largo de la jornada hacia los refugios antibombardeos en el sur del país, después de que se activaran repetidas veces las sirenas de alarma por el masivo lanzamiento de cohetes, algunos de los cuales cayeron cerca de ciudades costeras como Ashkelon, donde una casa resultó dañada por el impacto de un proyectil, y Ashdod, de acuerdo con las informaciones de la prensa hebrea.

Una mujer de 80 años sufrió heridas graves en Kyriat Gat, según el diario Haaretz, que da cuenta de que un hombre de 48 años presenta lesiones causadas por la metralla. 

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, convocó a los responsables de la seguridad nacional a una reunión de emergencia y ordenado al Ejército que «golpee con fuerza» a los atacantes.

La oleada de proyectiles contra Israel, la mayor en los dos últimos meses, se ha producido después de una escalada de incidentes violentos en la frontera de la Franja.

Dos militares israelíes resultaron heridos de bala en un ataque palestino el viernes y dos milicianos de las brigadas Ezedin Al Qasam murieron poco después en una acción de represalia de la aviación militar israelí.

Dos manifestantes palestinos perdieron la vida por disparos de francotiradores del Ejército hebreo y medio centenar sufrieron heridas en las protestas semanales de la llamada Gran Marcha del Retorno, que han registrado más de 270 muertes en el último año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí