El portavoz del Mando Central de EE.UU., teniente coronel Earl Brown, confirmó este sábado a ABC News los detalles que trascendieron en los medios respecto al ataque del 13 de junio contra dos buques petroleros en el golfo de Omán, del que el Gobierno estadounidense responsabiliza a Teherán, y afirmó que aquel día un misil modificado iraní tierra-aire SA-7 trató de derribar el dron estadounidense MQ-9.

Según Brown, el intento de derribo del MQ-9 tuvo por objetivo «interrumpir la vigilancia del ataque de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica [fuerza de élite de Irán] contra el petrolero Kokuka Courageous». El portavoz del Mando Central agregó que el ataque contra el dron tuvo lugar a las 6:45 hora local y que previamente el MQ-9 había documentado el incendio en otro petrolero atacado, el Front Altair.

«El SA-7 fue ineficaz y su punto de acercamiento máximo al MQ-9 fue de aproximadamente un kilómetro«, detalló Brown.

  • A bordo de los buques petroleros Front Altair y Kokuka Courageous, que transportaban cargamento relacionado con Japón, se escucharon explosiones y se registró un incendio. Los 44 tripulantes de ambas embarcaciones fueron evacuados.
  • EE.UU. culpó del ataque al Gobierno iraní y difundió un video borroso que supuestamente muestra a miembros de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria retirando lo que sería un dispositivo sin explotar del Kokuka Courageous.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí