Los jornaleros que carentes de atención médica y viviendas adecuadas son Haitianos que se tornan particularmente vulnerables a medida que aumentan los casos en todas las Américas, según artículo del The New York Times.

A medida que el Coronavirus se extiende por América Latina y el Caribe, los funcionarios de salud pública están alertando brotes que se estarían potencializando en varias regiones fronterizas, especialmente entre Haití y la República Dominicana.

La Organización Panamericana de la Salud dijo el martes que estaba centrando sus esfuerzos en estas zonas fronterizas rurales, donde las poblaciones están en movimiento y donde faltan instalaciones médicas. Los pueblos indígenas y los migrantes, vulnerables en circunstancias normales, se enfrentan ahora a riesgos aún mayores.

El aumento de la transmisión en estas áreas es motivo de grave preocupación y acción inmediata“, dijo la Dra. Carissa F. Etienne, directora del P.A.H.O.

Además de Haití y la República Dominicana la Dr. Etienne citó picos en otras zonas fronterizas, incluyendo entre Costa Rica y Nicaragua y la región amazónica que Brasil comparte con sus vecinos.

La República Dominicana ha visto un gran brote del Coronavirus con 23.686 casos en total, según base de datos del New York Times, y 615 muertes, Haití ha notificado 4.441 casos y 76 muertes.

Muchos haitianos viven y trabajan en la República Dominicana, pero después del brote, miles perdieron sus empleos y regresaron a Haití. Algunos pudieron haber traído el virus con ellos.

Según la Organización Internacional de las Migraciones, hubo más de 278.000 pasos fronterizos del 17 de marzo al 7 de junio, con un total de 51.000 personas que regresaban a Haití, un número inusualmente alto, según Giuseppe Loprete, jefe de misión del I.O.M. en Haití. Añadió que el promedio semanal de 4.000 cruces es aproximadamente el doble de la cifra normal.

La Dra. Etienne dijo que muchos migrantes son jornaleros o trabajan en la llamada economía informal, sin acceso a vivienda ni protecciones contra la pérdida de sus empleos, dijo que no sólo estaban entre los más vulnerables, sino también los menos propensos a tener acceso a la atención médica.

El número total de casos en las Américas ha aumentado a 3,8 millones con casi 204.000 muertes, dijo el Dr. Etienne. El 54% de esos casos fueron reportados en los Estados Unidos y el 21 por ciento en Brasil. El Dr. Etienne dijo que el P.A.H.O. ha trabajado para poner en práctica medidas de seguridad y vigilancia más sólidas en estas zonas fronterizas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí