NPR. – Corea del Sur ha retrasado la reapertura de las escuelas por una semana más debido a decenas de nuevos casos de Coronavirus vinculados a clubes nocturnos por reapertura cuales siguen surgiendo a diario.

Desde que un ‘clubgoer’ dio positivo el miércoles pasado, se han confirmado 102 casos de infección adicionales.

El país se había preparado para comenzar las clases in situ este miércoles en lo que sería otro hito en la recuperación constante de Corea del Sur, las nuevas infecciones (diarias) se habían mantenido cerca de cero durante días, ya que el país alivió las restricciones sociales de distancia la semana pasada y abrió museos y bibliotecas públicas por primera vez en más de 70 días.

El semestre de primavera, que normalmente comienza a principios de marzo, se había retrasado cuatro veces hasta que había reiniciado en línea hace aproximadamente un mes, para finalmente recibir a los estudiantes en persona, las escuelas y los maestros no infectados reorganizaron escritorios y revisaron su reserva de máscaras faciales y desinfectantes de manos.

Instalaron zonas de espera aisladas para pacientes sospechosos e instalaron cámaras térmicas y tabiques.

Las directrices del Ministerio de Educación incluso instruyeron a las escuelas a mantener un tercio de las ventanas abiertas cuando el aire acondicionado estuviese encendido.

Pero en un grupo de clubes nocturnos reabiertos, detectaron, en mucho menos de una semana, nuevos brotes y contagios antes del primer día de clases, esto despertó el miedo entre los padres y las autoridades educativas a pesar de todos los cuidadosos y preparativos.

Más de 190.000 personas firmaron una petición presidencial instando a la reapertura de la escuela a posponerse aún más.

Los superintendentes de educación de Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi, donde se encuentran la mayoría de los casos relacionados, propusieron públicamente que el gobierno revisara su plan de apertura de clases.

El gobierno reinstauró rápidamente la orden de hacer cumplir las restricciones de prevención de enfermedades en bares y discotecas, pero se mantuvo cautelosa, el viceministro de Salud Kim Ganglip dijo en una rueda informativa el viernes que es “demasiado pronto” para discutir un retraso adicional y dijo: “Las infecciones esporádicas pueden seguir ocurriendo, y estamos tomando el riesgo de volver a nuestra vida cotidiana“.

Las autoridades sanitarias también trataron de asegurar al público que los métodos probados y verdaderos de las pruebas y el rastreo de contactos pueden controlar la nueva ola de infecciones. “Aunque COVID-19 es difícil de manejar, nuestros ciudadanos han experimentado que se puede controlar“, dijo el viernes Jeong Eun-kyeong, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea.

Sin embargo, el aumento del número de casos, incluidas las infecciones secundarias, y los nuevos desafíos planteados por el nuevo grupo empujaron al gobierno a recalcular los riesgos.

Al dar el aviso el lunes, el Viceministro de Educación Park Baek-beom expresó su preocupación por la posibilidad de controlar el brote y dijo que la seguridad de los estudiantes debe ser la máxima prioridad. Los estudiantes tendrán que quedarse en casa una semana más con clases virtuales en línea extendidas.

El nuevo grupo de casos revivió el miedo y la frustración, lo que sugiere un largo y zigzagueante camino hacia adelante.

En un discurso televisado el domingo, el presidente Moon Jae-in instó a los ciudadanos a no bajar la guardia y dijo: “No se termina hasta que se acabe“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí