Santo Domingo. – Los origines del uso del termino corrupción se remontan, según literatos e investigadores a las malas practicas oficiales de jueces en el sistema judicial del antiguo Egipto, donde se mencionó consistentemente como un acto de soborno, “Cualquier juez que aceptara una recompensa de un litigante y se negara a escuchar al adversario era culpable de crimen contra la justicia y sujeto a pena capital“.

La palabra o concepto ‘corrupción‘ tiene varias raíces, la palabra fue utilizada por Aristóteles (384 a.C.- 322 a.C.) en sus obras ‘De la Generación de la Corrupción‘, teoría Sublunar, antigua Teoría Geocéntrica.

La Real Academia Española define la corrupción como la acción y efecto de corromper o corromperse; alteración o vicio de un libro o escrito; vicio o abuso introducido en las cosas no materiales. En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores.

La primera constitución de los Estados Unidos, definió la corrupción y la limitó a los motivos de impeachment, a la “Traición, soborno, corrupción u otros delitos o delitos menores“.

La corrupción y “Altos crímenes y delitos menores“, en el lenguaje legal y común de Inglaterra en los siglos XVII y XVIII, era la actividad corrupta de aquellos que tenían deberes especiales que no se compartían con las personas comunes, la mala administración de los altos cargos que están en la confianza pública y el empleo.

Teofilo Barreiro, Catedrático y sociólogo dominicano.

Es por tanto que la corrupción se limitaba exclusivamente a delitos o inconductas cometidas desde el ámbito oficial, político o judicial, aunque esta arrastrara lo privado.

De un pequeño e interesante debate con la amiga Laura Díaz @laurayosiam en redes, nos surgió lo aprendido por primera vez con el fallecido (19 de abril de 2002 a sus 58 años) Teofilo Barreiro, Catedrático y sociólogo dominicano, quien nos enseñó por primera vez que corrupción no se aplicaba a lo privado.

En dominicana nunca fue un termino jurídico ni legal manejado en tribunales, sólo en lo meramente mediático, aunque su manoseado uso podría hoy día estar ya contenido en alguna literatura jurídica.

No existe la corrupción privada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí