Santo Domingo. – La iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, aunque realmente cuenta con categoría de Basílica, es considerado el lugar más sagrado de la Cristiandad.

La iglesia data del siglo IV, construida por orden del emperador romano Constantino según tradiciones es uno el sitio más sagrados del Cristianismo: es el sitio donde Jesús fue crucificado, en un lugar conocido como Calvario o Gólgota considerada la tumba vacía de Jesús, donde fue enterrado y resucitado, la iglesia la controlan seis confesiones Cristianas; Griegos (sede Patriarca Ortodoxo de Jerusalén), Armenios (Iglesia Apostólica Gregoriana Armenia), Etíopes (iglesia Ortodoxa), Ortodoxa Siria, Coptos y Franciscanos.
Todas se vigilan entre sí con cierta desconfianza.

Dos familias Musulmanas guardan la llave del Sagrado Templo Cristiano.

Desde la llegada del Islam a Jerusalén en el siglo VII, la familia Musulmana Sunita Nusaiba ha tenido las llaves de la Iglesia del Santo Sepulcro junto a la familia Joudeh Al-Goudia, quienes se añadieron al arreglo original en la época del conquistador Musulmán Saladino, quien conquistó la ciudad Santa de los Cruzados en 1187 y desde entonces, para mantener la paz entre tres feudos de confesiones Cristianas, esas dos familias Musulmanas guardan la llave de la puertas de la iglesia más Sagrada de Jerusalén.

Este acuerdo surgió durante los días del segundo Califa Omar Ibn al-Khattab, quien para evitar enfrentamientos entre sectas Cristianas rivales para controlar la iglesia y esta tradición se mantiene y respeta hasta nuestros días.

Así que Saladino entregó la llave a nuestra familia para proteger la iglesia“, dijo Al Husseini, descendiente de la familia Joudeh Al-Goudia, “Para nuestra familia es un honor. Y no es un honor sólo para nuestra familia, si no un honor para todos los Musulmanes en el mundo“, Al Husseini, en una entrevista a la BBC en noviembre del 2016.

Mientras la familia de Al Husseini tiene la llave, la familia Nuseibeh es encargada del trabajo físico de abrir y cerrar la puerta de la iglesia, un deber y mandato que se remonta al 637 cuando el Califa Omar trajo por primera vez el Islam a Jerusalén“, explicó Wajeeh de 67 años, descendiente de la familia Nusaiba, sentado junto a Al Husseini

Nuestra familia llegó primero a Jerusalén con el Califa Omar“, y desde entonces se le ha confiado proteger a la iglesia de los vándalos, dijo Nuseibeh, “Custodio y portero de la Iglesia del Santo Sepulcro“.

Ocasionalmente, desacuerdos por el control del lugar Sagrado amenazaban con desencadenar conflictos entre potencias mundiales, en 1853, Rusia amenazó con invadir Turquía si su gobierno (Otomano), que también controlaba Jerusalén, concedía la petición de Francia de dar parte de la zona Ortodoxa Griega de la iglesia a los Católicos Romanos, esto provocó que el sultán Otomano Abdulmecid I emitiera un decreto prohibiendo que no habría más transferencia de bienes y derechos dentro de la iglesia.

Hoy en día, este llamado Status Quo que se impuso a las denominaciones todavía gobierna todas las facetas de la vida en la iglesia, desde los horarios programados de los servicios, las lenguas de las Misas, hasta la ruta que toma una procesión.

Cualquier cambio en la rutina que lleva el templo, corre el riesgo de destapar gran discordia y violencia entre las confesiones, lo que ocurrió por última vez en 2008 cuando estalló una pelea entre el clero Ortodoxo Griego ortodoxo y el Armenio por la ruta de una procesión, lo que llevó a arrestos. La delicada naturaleza de mantener el Status Quo significa que las renovaciones y reparaciones son raras, explicó Raymond Cohen, profesor emérito de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien ha estudiado mucho sobre la iglesia y autor del libro, ‘Saving the Holy Sepulchre‘.

No es una tarea sencilla mantener la paz“, dijo, pero después de décadas de negociaciones, los líderes Católicos, Armenios y Ortodoxos Griegos, llegaron a un acuerdo histórico para reparar la estructura que cubre lo que creen que es la tumba de Jesús y que los arquitectos han advertido durante mucho tiempo que está en peligro de colapso.

Consejo de Seguridad de la Asamblea General, Iglesia del Santo Sepulcro. El histórico acuerdo “Status Quo” en Jerusalén y la ocupación Israelí.

Pero a pesar de que las iglesias ahora pueden cooperar mejor que en el pasado, y pueden confiar en la policía Israelí para mantener el orden, las familias Musulmanas, protectoras de la llave del lugar Santo, siguen siendo una encarnación de la larga tradición de la historia del Santo Sepulcro.

Aquí las cosas son como un suéter de lana; si empiezas a desentrañarlo, todo se puede desmoronar“, dijo Cohen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí