Una nueva imagen satelital reveló el daño que apagó la instalación, poniendo fin a una era en observación astronómica, según reporta la revista Nature.

Uno de los telescopios más reconocidos de la astronomía, el radiotelescopio de 305 metros de ancho en Arecibo, Puerto Rico, se está cerrando permanentemente.

Los ingenieros dicen ya no pueden encontrar una manera segura de repararlo después de que dos cables que soportan la estructura se rompieron repentina y catastróficamente, uno en agosto y otro a principios de noviembre.

Es el final de uno de los telescopios más icónicos y científicamente productivos en la historia de la astronomía, científicos de todo el mundo están de luto por su pérdida.

No sé qué decir“, dice Robert Kerr, ex director del observatorio. “Es simplemente increíble.

Estoy totalmente devastado“, dice Abel Méndez, astrobiólogo de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo que utiliza el observatorio.

El telescopio Arecibo, construido en 1963, fue el radiotelescopio más grande del mundo durante décadas y tiene una importancia histórica y moderna en la astronomía.

Fue el sitio desde donde los astrónomos enviaron un mensaje de radio interestelar en 1974 con la esperanza de que cualquier extraterrestre pudiera oírlo y donde se descubrió el primer planeta extrasolar confirmado en 1992.

También ha hecho un trabajo pionero en la exploración de muchos fenómenos, incluyendo asteroides cercanos a la Tierra y las desconcertantes explosiones celestes conocidas como ráfagas de radio rápidas.

Todas esas líneas de investigación han sido cerradas para siempre, aunque la ciencia limitada continuará en algunas instalaciones más pequeñas en el sitio de Arecibo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí