Se ha hecho conocido como el italiano Robinson Crusoe después de pasar más de 32 años como el único residente de una isla idílica frente a la costa de Cerdeña.

TheGuardian. – Mauro Morandi debe abandonar su pequeña cabaña en la Isla de Budelli después de que las autoridades locales lo amenazaran repetidamente con el desalojo, el hombre de 81 años, que vive en la isla desde 1989, anunció su salida en un mensaje en su página de Facebook.

Me voy a ir“, escribió y agregó que esperaba que “Budelli fuera salvaguardada como lo he hecho durante 32 años“. También dijo que estaba “realmente molesto” por la situación.

Antiguo maestro terminó en el impresionante atolón rosa mientras intentaba navegar de Italia a la Polinesia, anteriormente había contado cómo fue hipnotizado instantáneamente por el lugar y decidió quedarse, tomando el relevo del antiguo cuidador de la isla poco después de llegar.

Sin embargo, el papel de cuidador desapareció cuando el Parque Nacional de La Maddalena se hizo cargo de la propiedad de Budelli en 2015, Morandi se ha pasado años discutiendo con funcionarios, que dicen que no tiene derecho legal a estar allí ahora, y luchando contra los planes de remodelar su casa en un observatorio ambiental.

Morandi, de 81 años, es el cuidador de la isla, frente a las costas de Cerdeña, desde 1989. Ese año, se había detenido en Budelli en su camino al Pacífico Sur cuando su catamarán se rompió, informó The Guardian, y decidió quedarse después de enterarse de que el cuidador en ese momento se retiraba. La historia ha inspirado su apodo como el italiano Robinson Crusoe.

Ahora, Morandi está decidiendo irse después de cinco años de ser amenazado con el desalojo por las autoridades locales. En 2016, la propiedad privada de la isla se declaró en bancarrota.

La situación había provocado una petición de Change.org para que Morandi pudiera quedarse.

He renunciado a la lucha“, dijo Morandi, quien ha estado viviendo en un antiguo refugio de la Segunda Guerra Mundial en la isla, a The Guardian, “Después de 32 años aquí, me siento muy triste de irme. Me dijeron que tenían que trabajar en mi casa y esta vez parece ser de verdad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí