Santo Domingo. – El retrato o imagen de una persona es una forma de arte muy antigua que se remonta, al menos al antiguo Egipto, donde floreció desde hace unos 5.000 años antes de la invención de la misma fotografía, un retrato pintado, esculpido o dibujado era la única manera de registrar la apariencia de alguien, su organización especialmente de los faraones o monarcas.

Los retratos han sido algo más que un simple registro a o largo de la historia humana, se han utilizado para mostrar el poder, la grandeza, la importancia, la belleza, la riqueza, el gusto, etc. de un monarca, rey, emperador o un simple presidente de una república.

El retrato desde sus orígenes, es definido como una semejanza fisionómica precisa de un individuo representado en una imagen independiente.

Dicho esto, no fue hasta los principios del feudalismo en la Edad Media entre los siglos X y XI, aunque no hay acuerdo entre los historiadores sobre sus inicios, duración y estas varían según la región (Europa) donde se empezó la práctica de registrar las imágenes del señor feudal, su familia y sus escudos (imperio Romano), fue en la cúspide del emperador o rey donde el poder local se ejercía en vastos territorios, acompañando por una aristocracia llamada nobleza.

Retrato del rey Enrique VII, 1505, National Portrait Gallery.

Fue entonces necesario retratar al rey, monarca para que estos sean conocidos por sus vasallos en todo su imperio, a veces estilizados, refinados para resaltar características reales o ficticias para resaltar poder y propaganda.

Entre los primeros retratos reales (Británicos) conocidos pintados de la realeza, es del rey Enrique VII (1505).

En los primeros retratos, el concepto de ‘semejanza auténtica’ no eran tan importantes, las imágenes estilizadas eran la norma, presentando lo que el monarca ‘quería’ que viéramos.

Magnífico retrato de Enrique VIII de Hans Holbein, orgulloso y alto con un ‘scrotum‘ que indicaba su virilidad real. Esta pintura fue copiada y distribuida entre amigos y embajadores reales en todo el reino.

Toussaint L’Ouverture retratos que se conservan en la Colección de la National Portrait Gallery.

Toussaint L’Ouverture, quien encabezó levantamiento de esclavos Africano (isla de Saint Domingue) nuestro vecino emperador, fue uno de los que también se ‘eternizó‘ haciendo retratar (pintar), llamando la atención de sus iguales, debido a su origen negro.

El caso de la veneración al retrato de la reina Isabel II de Inglaterra es de magnitudes incomprensibles para un Dominicano, la reciente negativa del Gobierno Canadiense de la práctica común de enviar gratis impresiones del retrato de la reina ha creado protestas. El Gobierno federal Canadiense deja de enviar imágenes impresas de la reina a los ciudadanos Canadienses.

Retrato oficial del Gobierno Canadiense de la reina Isabel II

En los EE. UU. comenzando con el retrato de George Washington, ha sido tradición tener un retrato oficial pintado durante su mandato en el cargo, comúnmente una pintura en óleo, esta tradición ha continuado hasta los tiempos modernos, aunque desde la adopción de la fotografía como una tecnología ampliamente utilizada y fiable, el retrato oficial también puede ser una fotografía.

Desde 2014, el presupuesto anual ha presentado ciertas prohibiciones para derogar fondos federales para retratos al óleo de los presidentes o otros altos oficiales, pero fue la ley Acta EGO, introducida por el senador Bill Cassidy (R-La.) en enero de 2017, la que hizo que la prohibición fuese permanente. Trump firma propuesta de ley que prohíbe que fondos federales paguen por retratos oficiales. Politico.

Retratos de presidentes de los Estados Unidos

En República Dominicana, la veneración de las imágenes de los políticos y personajes militares ha sido patético y vergonzoso a través de toda nuestra historia, siendo el caso del dictador Rafael L. Trujillo el que con más vergüenza nacional recordamos;

En esta casa trujillo es el jefe.

Aunque Joaquín Balaguer no llegó tanto, la veneración a su imagen, asociada sublimemente a la virgen de la altagracia era evidente, sin mencionar la parafernalia de de militares que siempre posaban detrás de él, su fotografía era transportada a todas las inauguraciones.

Balaguer inauguraciones

Todos los mandatarios siguientes, definidos democráticos continuaron la autoveneración de su imagen de manera oficial en todas las facilidades del Gobierno, cuarteles policiales y militares.

La imagen oficial del Patricio Juan Pablo Duarte, curiosa y alarmante es nuestra penosa realidad, que a excepción de la fotografía del Venezolano Prospero Rey de 1873, no existen imágenes fieles del rostro de Juan Pablo Duarte. Los Dominicanos hemos hechos grandes esfuerzos por presentar la figura de Duarte con tez blanca, ojos azules. En dicha fotografía Duarte tenía 60 años de edad.

Única foto que se conoce de Juan Pablo Duarte, que fue tomada en Venezuela en 1873.

Abinader pide no colocar su fotografía en las instituciones públicas; aunque esta petición ha sido muy bien recibida y valorada, por todo lo que representa, no significa una prohibición a sus subalternos, mas estaría por verse qué ocurriría si un ‘simpático’ desoye la petición y sigue la nefasta práctica. Tampoco está claro si la petición o sugerencia incluye facilidades castrenses.

Tuit de Luis Abinader.

No obstante las dudas abiertas, se trata de una petición o invitación sin precedentes por parte de un mandatario Dominicano y que abre las puertas al desmonte de molestas prácticas como “Por instrucciones del excelentísimo señor presidente“, por lo que simboliza, pues está acompañada con la sugerencia de colocar en su lugar fotos familiares, o de los Padres fundadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí