Informe anual sobre la libertad religiosa en RD, 13 de marzo 2021.

Resumen ejecutivo

La Constitución prevé la libertad de religión y de creencias. Un concordato con la Santa Sede designa al catolicismo romano como la religión oficial del Estado y se extiende a la Iglesia Católica con privilegios especiales, no otorgados a otros grupos religiosos.

Estos incluyen la financiación de gastos, administración y construcción, excepciones de visado y exenciones para los derechos e impuestos de aduana. Algunos miembros de grupos no católicos dijeron que no aprobaban la preferencia del gobierno por la Iglesia Católica, la falta de protección legal explícita para las iglesias más allá de lo que proporcionaba la Constitución y el trato a las iglesias no católicas como organizaciones no gubernamentales (ONG).

Según representantes de grupos no católicos, un proyecto de ley para registrar y regular las entidades religiosas, de aprobarse, podría reducir lo que caracterizaban como trato desigual a los grupos religiosos.

El presidente Luis Abinader dividió los deberes del director de la oficina ejecutiva encargado de la divulgación a la comunidad Cristiana, con un director supervisando el acercamiento a la comunidad protestante evangélica y un segundo director supervisando el acercamiento a la Iglesia Católica.

En octubre, la Pontificia Universidad de Santo Domingo, la Universidad Brigham Young, el Consorcio Latinoamericano de Libertad Religiosa y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia de Jesucristo) organizaron un simposio virtual titulado “Desafíos y oportunidades para la religión en la era post-COVID“. Uno de los temas centrales del simposio de tres días fue la importancia de la colaboración interreligiosa como herramienta para fomentar el respeto de los derechos humanos fundamentales.

En septiembre, funcionarios de la embajada estadounidense alentaron a la administración de Abinader a unirse a los Estados Unidos para reafirmar los derechos fundamentales establecidos en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, incluida la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

La embajada continuó apoyando las iniciativas de memoria y educación del Holocausto a través de subvenciones al Museo Judío Sosua y a dos instituciones estadounidenses para apoyar los esfuerzos del Museo Judío Sosua para preservar y digitalizar los archivos de los museos que cuentan la historia de refugiados judíos acogidos en el país después de huir de la persecución nazi. Ha publicitado estos esfuerzos en sus páginas de redes sociales.

Funcionarios de la embajada se comprometieron con líderes no católicos para aprender sobre los esfuerzos para aprobar una ley que crearía un proceso específicamente para registrar y regular las entidades religiosas. En agosto, un funcionario de la embajada se reunió con el líder de la Coalición de Diálogo Interreligioso para discutir la libertad religiosa y los planes de la organización de comprometerse con el gobierno entrante. En diciembre, un oficial de la embajada participó en una mesa redonda interreligiosa patrocinada por la Coalición de Diálogo Interreligioso que incluyó representantes de varias denominaciones Cristianas.

To read the full report please visit:
https://www.state.gov/reports/2020-report-on-international-religious-freedom/dominican-republic/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí