The Washington Post. – La administración Trump ha discutido si llevar a cabo la primera explosión de prueba nuclear de Estados Unidos desde 1992 en una medida que tendría consecuencias de largo alcance en las relaciones con otras potencias nucleares y revertiría una moratoria de décadas sobre tales acciones, dijo un alto funcionario de la administración y dos ex funcionarios familiarizados con las deliberaciones, según informe detallado del diario WP.

El asunto surgió en una reunión de altos funcionarios que representan a las principales agencias de seguridad nacional el viernes pasado, a raíz de las acusaciones de funcionarios de la administración de que Rusia y China están llevando a cabo pruebas nucleares de bajo rendimiento, una afirmación que no ha sido corroborada con pruebas disponibles públicamente y que ambos países han negado.

Un alto funcionario de la administración, que al igual que otros habló con la condición del anonimato quien describió las delicadas discusiones nucleares, dijo que demostrar a Moscú y Beijing que Estados Unidos podría hacer “pruebas rápidas” y que podrían resultar útil desde un punto de vista negociador mientras Washington busca un acuerdo trilateral para regular los arsenales de las mayores potencias nucleares.

La reunión no concluyó con ningún acuerdo final para llevar a cabo una prueba, pero un alto funcionario de la administración dijo que la propuesta es “la conversación esta en curso“.

Otra persona familiarizada con la reunión, sin embargo, dijo que finalmente se tomó la decisión de tomar otras medidas en respuesta a las amenazas planteadas por Rusia y China y evitar la reanudación de las pruebas.

El Consejo de Seguridad Nacional declinó hacer comentarios.

Durante la reunión, surgieron serios desacuerdos sobre la idea, en particular de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, según dos personas familiarizadas con las discusiones. La NNSA, es una agencia que garantiza la seguridad del arsenal de armas nucleares de la nación, no respondió a una solicitud de comentarios.

Los Estados Unidos no han llevado a cabo ninguna explosión de ensayos nucleares desde septiembre de 1992 y los defensores de la no proliferación nuclear advirtieron que “hacerlo ahora podría tener consecuencias desestabilizadoras“.

Sería una invitación para que otros países con armas nucleares siguieran ese ejemplo“, dijo Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación de Control de Armas. “Sería el arma de salida para una carrera armamentista nuclear sin precedentes. También interrumpiría las negociaciones con el líder norcoreano Kim Jong Un, quien ya no se sentiría obligado a honrar su moratoria en las pruebas nucleares“.

Estados Unidos sigue siendo el único país que ha desplegado un arma nuclear durante la guerra, pero al menos ocho países han realizado más de 8.000 pruebas nucleares.

Las consecuencias ambientales y relacionadas con la salud de pruebas nucleares llevaron el proceso a la clandestinidad, lo que finalmente condujo a una moratoria casi global de las pruebas en este siglo, con la excepción de Corea del Norte.

Las preocupaciones sobre los peligros de realizar pruebas llevaron a más de 184 naciones a firmar el Tratado sobre Pruebas Nucleares y Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, un acuerdo que no entrará en vigor hasta que sea ratificado por ocho Estados clave, incluidos los Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí