The Man Who Sang and the Woman Who Kept Silent” (El hombre que cantó y la mujer que guardó silencio).

Santo Domingo. – La Comisión de la Verdad y la Reconciliación (TRC) fue un órgano de audiencia de justicia restaurativa similar a un tribunal, reunido en Sudáfrica después del fin del apartheid, los testigos que fueron identificados como víctimas de violaciones graves de derechos humanos fueron invitados a dar sus declaraciones sobre sus experiencias, algunos fueron seleccionados para audiencias públicas.

Los perpetradores de la violencia también podrían dar testimonio y solicitar la amnistía a cambio, tanto de la persecución civil como penal.

Durante las audiencias se narró sobre la ejecución de dos cuadros del Movimiento de Liberación ‘Umkonto We Sizwe‘, el ala militar infiltrada al Congreso Nacional Africano, Paul van Vuuren, miembro de la policía de seguridad del Estado, narro como uno de ellos Harold Sefola, quien, “pidió permiso para cantar Nkosi Sikelel’ iAfrika” antes de que fuera electrocutado; la otra fue Phila Ndwandwe, o Zandile o Zandi “que fue torturada y mantenida desnuda durante diez días” y luego asesinada en posición de rodillas.

Audiencias Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

Phila Portia Ndwandwe, era parte de la Maquinaria Natal de ‘uMkhonto weSizwe‘ (MK) en 1985 bajo el liderazgo de Muzi Ngwenya (Thami Zulu o “TZ“) que operó desde Swazilandia, en octubre de 1988, Phila fue secuestrada por dos ex militantes de MK convertidos en informantes de las fuerzas de inteligencia del Apartheid, quienes acordaron una reunión con Ndwandwe en el Hotel George en Mazini, Swazilandia.

Sin darse cuenta de que se habían convertido en informantes de la policía, ella asistió a la reunión con ellos, el plan consistía en secuestrarla y convertir a Phila en informante, también.

Phila Ndwandwe, la única miembro mujer estaba amamantando su hijo cuando fue secuestrada por las fuerzas de inteligencia del Apartheid.

Siete de los aplicantes para la amnistía entre 1996 y 1997, Hendrik Johannes Petrus Botha, Salmon Johannes Gerhardus Du Preez, Johannes Albertus Steyn, Andy Taylor, Roelof Brand Visagie, Jacobus Adriaan Vorster y Lawrence Gerald Wasserman, todos miembros de la Subdivisión de Seguridad de Port Natal y responsables del secuestro y asesinato de Ndwandwe en Swazilandia, donde era comandante de la unidad MK con sede en es ciudad fueron los testigos.

Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

Fue un desgarrador testimonio que quebró a Desmond Tútu, durante las audiencias del TRC, cautiva por diez días y antes de que Ndwandwe fuera asesinada, “ella se fabricó un par de pantis para cubrirse ella misma a partir de un trozo de plástico azul para mantener su integridad femenina“, continuaron “Dios, era dura la mujer, nunca acepto ser parte de los informantes“, narraron.

Luego de 10 días cautivas, Phila fue sacada al patio en Granja Elandskop en KwaZulu-Natal, que era utilizado como centro de seguridad de la división de seguridad, puesta de rodillas y asesinada.

A través de los testimonios de los perpetradores de Ndwandwe, el TRC pudo exhumar con éxito sus restos y devolverlos a su familia donde finalmente tuvo un entierro apropiado después de haber estado desaparecida durante unos 10 años, el pedazo de funda de plástico azul, aun la cubría.

La desgarradora historia de ‘Phila’ que quebró a Desmond Tútu.

Judith Mason, nacida en Pretoria en 1938, quien estudió en la Universidad de Witwatersrand, famosa en el mundo del arte sudafricano en momentos en que el país estaba aislado política y culturalmente del resto del mundo, elegida para representar a Sudáfrica en la Bienal de Venecia y en ferias internacionales de arte como Art Basel, Mason todavía es muy prolífica en el siglo XXI, representa las principales colecciones públicas de Sudáfrica, Europa, Estados Unidos y Australia, Mason ha publicado su trabajo en libros. Vive y trabaja en Sudáfrica.

Esta historia movió a Mason a diseñar un vestido de ‘Fundas de Plástico Azul‘, inscrito con texto que comienza: “Hermana, una funda de plástico pudo no ser toda la armadura de Dios, pero tu estabas luchando con carne y sangre, y contra los poderes, contra los gobernantes de la oscuridad …“, como parte del hermoso poema;

Sister, a plastic bag may not be the whole armour of God, but you were wrestling with flesh and blood, and against powers, against the rulers of darkness, against spiritual wickedness in sordid places. Your weapons were your silence and a piece of rubbish. Finding that bag and wearing it until you were disinterred is such a frugal, common-sensical, house-wifely thing to do, an ordinary act… At some level you shamed your capturers, and they did not compound their abuse of you by stripping you a second time. Yet they killed you. We only know your story because a sniggering man remembered how brave you were. Memorials to your courage are everywhere; they blow about in the streets and drift on the tide and cling to thorn bushes. This dress is made from some of them. Hamba kahle. Umkhonto.” Preferimos copiar el poema íntegro en su idioma original.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí