La pandemia de Coronavirus afectó los planes de millones de Musulmanes, de cumplir el hito sagrado y quinto pilar, según publica el New York Times.

La Hajj o Peregrinación a la Meca es un viaje que los Musulmanes deben hacer al menos una vez en la vida, aunque siempre en función de su posibilidades económicas y de sus responsabilidades.

BEIRUT, Líbano — Durante gran parte de su vida, Abdul-Halim al-Akoum escamó en efectivo con la esperanza de un día viajar desde su pueblo de montaña Libanesas para realizar el Hajj, la peregrinación a La Meca que todos los Musulmanes que pueden, están obligados a hacer una vez en sus vidas.

Se conocen como pilares del Islam (cinco) los preceptos fundamentales de esta religión, obligatorios para todos los Musulmanes, según la concepción; Profesión de fe, Oración, Azaque, Ayuno y Peregrinación, a La Meca.

Abdul-Halim y millones de Musulmanes estaban listos para este año hasta que la pandemia de Coronavirus obligó a Arabia Saudita a cancelar efectivamente el Hajj lo que algunos eruditos dicen que puede ser la primera vez en la historia.

Peregrinos rodean la Kaaba, se considera la Casa de Dios. Terry Fincher/Daily Express, a través de Getty Images

Es el sueño de todo creyente musulmán visitar La Meca y hacer el Hajj“, dijo el Sr. al-Akoum, de 61 años, funcionario de la aldea. “Pero la pandemia vino sin previo aviso y se nos llevó ese sueño.

El anuncio Saudita provocó oleadas de tristeza y decepción en todo el mundo Musulmán, lo que ha alzado los planes de millones de creyentes de hacer el viaje que muchos esperan con ansias toda su vida y que, para muchos, marca un profundo despertar espiritual.

Era mi único deseo“, dijo la Sra. Ibrahim. “Cancelarlo por completo seria una pena. Que Dios (Alá) nos libere de esta carga.

Realizar la peregrinación (al menos una vez en sus vidas) para adultos aquellos que estén física y financieramente capaces es uno de los cinco pilares del Islam. Hacer el viaje es un hito tan sagrado para los 1.800 millones de Musulmanes del mundo que en partes del mundo Árabe las familias de peregrinos retornados pintan murales en sus casas para alertar a sus vecinos del peregrino que mora en medio de ellos.

La Peregrinación transmite y otorga tal estatus religioso que muchos Musulmanes añaden el nombre honorífico “al-Hajj” o “Hajji” a sus nombres en sus títulos y tarjetas personales, de negocios y representación.

La Hajj es una experiencia transformadora, emocional y espiritual, el pináculo espiritual de la vida de un Musulmán devoto“, dijo Yasir Qadhi, decano del Seminario Islámico de las Américas, que se suponía que llevaría a un grupo de 250 peregrinos a La Meca este año.

Desde el anuncio Saudita, agregó: “Hay una sensación de profunda decepción y pérdida espiritual, y una gran tristeza“.

La Hajj es también un gran negocio, peregrinación de cinco o seis días que comenzaba este año a finales de julio, y la Umrah, peregrinación menor que se puede realizar en cualquier época del año, gana miles de millones de dólares en Arabia Saudita cada año, en todo el mundo y en comunidades Musulmanas de Texas, Tayikistán tienen agencias de viajes especializadas en llevar a peregrinos hacia y desde los lugares santos y proporcionar alojamiento a lo largo del camino.

Es una catástrofe a todos los niveles, económica, social y religiosa“, dijo Tariq Kalach, quien dirige una agencia de viajes en Beirut que planeaba llevar a 400 peregrinos a La Meca este año.

Los paquetes de peregrinación cuestan de usd$3.000 a usd$10.000, dijo. También proporciona servicios a una serie de asociaciones Islámicas que pagan por grupos de Musulmanes pobres que no pueden costear el viaje cada año.

El gobierno (Reino) Saudita, para el cual la Hajj es una fuente importante de prestigio y turismo, anunció este lunes que ningún peregrino de fuera del reino podría realizar la Hajj este año con el fin de evitar el contagio.

El martes, funcionarios Sauditas redujeron la orden, diciendo que sólo se permitirían unos 1.000 peregrinos este año, una pequeña fracción de los 2,5 millones que vinieron el año pasado.

La Peregrinación ha sido interrumpida o reducida muchas veces debido a guerras y enfermedades, pero no había enfrentado límites significativos de asistencia desde mediados del siglo XIX, cuando los brotes de Cólera y la Peste mantuvieron a los peregrinos alejados durante varios años.

Peregrinos llegan a La Meca para el Hajj en 1968. Terry Fincher/Daily Express, a través de Getty Images.

Arabia Saudita, cuyo rey lleva el título de “custodio de las dos mezquitas sagradas“, una referencia a los lugares sagrados en La Meca y Medina, nunca había cancelado la Hajj desde que el reino moderno fue fundado en 1932.

Esta es la primera vez en el fenómeno global del Hajj ha sido cancelado de tal manera“, dijo el Dr. Qadhi, Erudito. “La dinámica ha cambiado. Hace quinientos años no podías prohibirlo. No había pasaportes, ni visados”.

La invasión Mongol del Levante en el siglo XIII, por ejemplo, impidió que los peregrinos llegarán a La Meca, dijo, “pero incluso entonces, los lugareños lo hicieron“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí