Santo Domingo. – Primera Dama es un título o cargo no oficial en la mayoría de los países, que se utiliza generalmente para la esposa aunque muy ocasionalmente se utiliza para la hija u otra pariente femenina de un jefe de Estado o jefe ejecutivo no monárquico.

El término también se utiliza para describir a una mujer considerada en la cima de su profesión o arte, Ella Fitzgerald, era llamada la primera dama de la canción.

El termino Primera Dama, se acuñó por primera vez en los Estados Unidos a la señora Martha Washington, esposa de George Washington, primer presidente estadounidense aunque no fue usado hasta mucho más tarde, luego de su muerte, es considerada la primera Primera Dama de ese país, por estar presente en la toma inaugural de los Estados Unidos, pero en vida se la llamaba “Lady Washington“.

Documentado el primer uso, específicamente fue usado por primera en un artículo de marzo de 1860 en el popular Illustrated Newspaper, un artículo de Frank Leslie, Harriet Rebecca Lane Johnston, realmente sobrina del presidente James Buchanan, fue apodada “La Dama de la Casa Blanca“, “La Primera Dama de la Tierra“, convirtiéndola en el primer caso verificable de una “Primera Dama“.

Hasta hoy se considera a Jackie Kennedy, la más popular y querida Primera Dama de los Estados Unidos, juventud, por su belleza, encanto y elocuencia y en comparación con otras Primeras Damas, que le precedieron Jackie tenía “atractivo para a los ojos de los hombres” y el “modelo icono de la moda“, estableciendo por primera vez, tendencias de la moda para todas las mujeres.

Jacqueline Kennedy.

Su popularidad como Primera Dama, llegó a tales niveles que el presidente John F. Kennedy, electo en 1961, como el 35º presidente de los Estados Unidos, incluyó su popular imagen en los planes para su reelección, sus estrategas diseñaron el uso de la figura de Jackie Kennedy, pero este fue asesinado en noviembre de 1963, aunque hoy, día para muchos es difícil seleccionar la más popular y querida, compitiendo con Michelle LaVaughn Robinson Obama, primera Primera Dama Afroamericana, esposa de Barack Hussein Obama II, 44.º presidente de los Estados Unidos, pero una gran mayoría acepta que Melania Trump, Primera Dama esposa del expresidente Trump, es sin duda una de las más impopulares y victimizada.

En Dominicana, la primera mujer cónyuge un presidente dominicano fue Micaela Antonia Rivera de Soto​, esposa del general Pedro Santana quién a su vez fue el primer presidente de la República Dominicana, no podemos decir que esta fue “Primera Dama“, pues el concepto se utilizó a partir de la administración del presidente Horacio Vásquez en el período 1924-1930, fue entonces cuando los dominicanos comenzaron a referirse a Doña Trinidad De Moya como la Primera Dama, según historiador Juan Daniel Balcácer, la señora Doña María Martínez Alba, esposa del dictador Rafael Leónidas Trujillo, es recordada como la Primera Dama de una macho alfa.

En Republica Dominicana, hemos tenido varias Primeras Damas queridas y populares, siendo una de ellas Doña Renée Klang de Gúzman, esposa del ex presidente Don Silvestre Antonio Guzmán y creadora del Consejo Nacional de la Niñas, CONANI, siendo Doña Renée, una encantadora esposa, lego de casi 20 años sin una Primera Dama oficial, ya que su predecesor Joaquín Balaguer, 1960 – 1978 nunca se casó, siendo su hermana la apreciada por sectores más pobres Doña Emma Balaguer Viuda Vallejo, directora de ‘La Cruzada de Amor‘ y su muy reconocido trabajo por los sectores más menesterosos de Republica Dominicana.

Menester señalar a la Señora Margarita María Cedeño de Fernández Lizardo, otra icónica Primera Dama, manejadora de enormes presupuestos para ayudas populares, su figura llegó a ser considerada (hasta hoy), presidenciable y las más política de todas las que recuerda la historia, a Doña Cándida Montilla de Medina, se le recuerda con pena, más que con simple afecto, que el tiempo y la historia le sean de mejor recordación.

Pero confieso que este vuelo anterior es para aterrizar sobre la más reciente de las Primeras Damas, la Señora Raquel Arbaje Sonic, quien se atrevió a prometer que de llegar a ser la esposa del presidente electo, no asumiría ninguna función de manejos super millonarios presupuestos del conocido Despacho de la Primera Dama, según el derecho que le da el Decreto 741-00, que le da los poderes de manejar grandes recursos, como lo habían hecho otras Primeras Damas del país desde su creación, el 10 de septiembre de 2000 en la gestión de Hipólito Mejía, pero supra conocida en los Gobiernos de ex presidente Leonel Fernández, por llegar a manejar sumas astronómicas en sus varios presupuestos sin control, superando en muchos casos a muchos importantes ministerios.

Su famoso tuit; “Para información de quienes me han preguntado. Por acuerdo mutuo entre @luisabinader y quien escribe, no habrá #DespachoPrimeraDama. No deseo manejar fondos públicos, porque una esposa de un Pte o viceversa no ha sido elegid@ por el pueblo. Ahora, si Dios permite me fajaré por RD

— Raquel Arbaje (@raquelarbaje) July 5, 2019.

Raquel, como a ella le gusta le llamen, le ganó las simpatías y mejores expectativas de que podría ser una Primera Dama, es diferente, persona que en su accionar como figura pública, no genera ruidos, ni exhibe poses, como esposa del presidente el pueblo valora su sencillez y franqueza.

Raquel no fue electa, no fue nombrada, no goza de ningún cargo en las estructuras de Partido Revolucionario Moderno y no puede ser destituida, a pesar de ser la compañera del presidente (Perremeista) de todos los dominicanos, Raquel no es asimilada como una ‘Perremeista‘, ni se le ve como partidarista, es una persona viva, de carne y hueso con acceso fácil, por redes, personal, para las soluciones efectivas de las más variadas necesidades y reclamos de toda la población, a veces sin ser ella parte de ciertas estructuras, pero siempre prometiendo hacer su mejor posible diligencia y esfuerzo, y lo hace, aunque expresa que se torna complicado cuando se quiere ayudar rápido, ya que el Estado tiene sus limitaciones.

Raquel no aspira a ‘Miss Simpatía‘, ni a biscuit, ni a jarrón Chino, el encanto que ha despertado en la ciudadanía por su forma humana, muy personal, da poco espacio para las criticas de los ‘paladines justicieros‘, por tratarse de su inmensa franqueza, de un ejercicio de Primera Dama alejado de lo común, de las experiencias y conocimientos previos del la posición que teníamos en nuestras mentes la gran mayoría de los gobernados.

Entre las figuras del Estado, incluido sus tres poderes, Doña Raquel se ha colocado entre las más y mejor valorada figura oficial, celos a parte y da a la presidencia la seguridad y confianza que esperanzamos los que no militamos partidismos, ni simpatías especificas, Cota de Malla del entorno cercano y familiar del primer mandatario.

La esposa del embajador es también embajadora

Los Reyes de Francia, fueron los primeros que dieron este título a las esposas de los Embajadores, exigiendo que se hicieran a estas damas los mismos honores que a sus maridos y existe un libro llamado ‘L’Ambassadrice et ses droits‘, que defiende todas las prerrogativas deberes y derechos de este título, pero no Raquel no aspira a ser tratada como presidenta, ni poder detrás del poder, anhela, según lo ha expresado a acompañar a su compañero a gobernar y terminar su responsabilidad y mandato con la ética, honestidad y transparencia que demanda hace décadas la Republica Dominicana.

La señora Raquel Arbaje Sonic, es y será la primera de las Primeras Damas, por dar una estampa personal de mujer, madre y compañera en el difícil rol de acompañar al mandato del presidente, “No más partidas y presupuesto para exhibicionismo. Que siga siendo como es y no cambie, así la queremos“, dice mi tía Ada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí