COA. – Guatemala, Honduras, Nicaragua, Haití y Paraguay, que reconocen a Taipéi sobre Pekín, se encuentran entre los pocos países de la región que no reciben vacunas Chinas, según trabajo de Chase Harrison, de COA.

A medida que América Latina continúa su progreso hacia la vacunación con tres vacunas Chinas —CanSino, Sinopharm y Sinovac, las cuales se distribuyen ampliamente en la región, once países cuentan con contratos para recibir vacunas Chinas y en Argentina, Chile, Perú, Dominicana, constituyen la mayoría de las dosis recibidas, algunos países en particular Guatemala, Honduras, Nicaragua, Haití y Paraguay, no tienen accesos a esas vacunas por sus vínculos diplomáticos con Taiwán en lugar de con China.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha anunciado que está considerando abrir una oficina comercial en China con el objetivo de tener acceso a sus vacunas, mientras que funcionarios paraguayos dijeron que en abril pasado Pekín, se puso en contacto con su Gobierno para ofrecer acuerdos de vacunas.

Ambos movimientos están haciendo que Taiwán se preocupe de que sus aliados en la región estén considerando cambiar su lealtad, este es el último capítulo de la tendencia de la “diplomacia de las vacunas“, un término utilizado para describir cuán poderosos son países como China, Rusia y Estados Unidos quienes utilizan el suministro de vacunas para ganarse el favor mundial.

China y Taiwán en las Américas

En virtud de la política de ‘Una Sola China‘, la condición es que los gobiernos deben evitar los lazos diplomáticos con Taipéi para poder establecerlos con Pekín, en este punto, sólo 14 países del mundo tienen relaciones diplomáticas con Taiwán, la mayoría están en América Latina y el Caribe: Belice, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

Varios países de América Latina han cambiado recientemente su lealtad, con República Dominicana, El Salvador y Panamá cambiaron de bando desde 2017, si bien los Estados Unidos no reconocen formalmente a Taiwán, los dos países mantienen relaciones estrechas, a través de sucesivas administraciones, Washington ha utilizado su fuerte influencia, especialmente en Centroamérica, para alentar a los aliados de Taiwán a quedarse con Taipéi.

El caso paraguayo
Paraguay, el único aliado sudamericano de Taiwán, con lentos progresos cuando se trata de vacunas, con sólo el 1,3 por ciento de la población la ha recibido, al menos la primera dosis a partir del 3 de mayo, el país experimentó una ola de infecciones en marzo y abril con alrededor de 2.000 nuevos casos diarios, en abril, los paraguayos salieron a las calles para expresar sus quejas sobre el manejo de la pandemia, la lentitud de las tasas de vacunación y la corrupción en su país.

Mientras el gobierno se encuentra bajo presión y muy corto en vacunas, Pekín ha comunicado que está dispuesto a asociarse para controlar la pandemia, según Euclides Acevedo, ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, la Cámara de Industria Paraguay-China y otros grupos comerciales se han ofrecido a servir como intermediarios entre los dos gobiernos para producir acuerdos de suministro de vacunas, también la Federación Sudamericana de Fútbol con sede en Paraguay, Conmebol, recibiría 50.000 dosis de Sinovac a través de un acuerdo que hizo independiente de cualquier acción del gobierno antes del torneo de fútbol Copa América 2021, Chile también donó 20.000 dosis de Sinovac al país.

Aunque el presidente Acevedo ha dejado claro que Paraguay no aceptará ningún acuerdo de vacunas con condiciones relacionadas con las relaciones diplomáticas, Taiwán está prestando atención y ayudando a Paraguay a obtener 2 millones de dosis de Covaxin de la India, de las cuales más de 300.000 ya han llegaron al país.

El 14 de marzo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, animó a Paraguay a quedarse con Taiwán, aunque ha habido esfuerzos en el Senado paraguayo para reconocer a China, hasta ahora han fracasado.

Las Divergencia en Centroamérica continúan
En otras partes de América Latina, el terreno parece estar cambiando contra Taiwán, el 12 de mayo, el presidente hondureño Hernández anunció que estaba considerando abrir una oficina comercial en China como una forma de formar un “puente diplomático” con el país que le permitiera acceder a las vacunas, Taiwán rápidamente condenó esta posible medida y acusó a China de usar la pandemia para obtener influencia.

El interés de Honduras por las vacunas Chinas provienen también de su bajo número de dosis contratadas, los aliados centroamericanos de Taiwán (Guatemala, Honduras y Nicaragua) son los países con algunas de las tasas de vacunación más bajas de América Latina, a partir del 6 de mayo, la mayoría de las dosis que llegan a estos tres países están llegando a través del mecanismo COVAX de Naciones Unidas.

Sin embargo, el vecino El Salvador, que fue el último país en cambiar su lealtad a Pekín, está recibiendo 150.000 dosis de Sinovac de forma gratuita por encima de los 2 millones de dosis que ya había contratado y ya hasta el 3 de mayo, el 13 por ciento de los salvadoreños ha recibido al menos una dosis, la tasa más alta de Centroamérica.

Aún así, no todos los aliados de Pekín están cooperando: ni Panamá ni Costa Rica están usando vacunas Chinas, según se informa, Panamá rechazó un acuerdo para contratar vacunas Chinas.

Por su parte, China niega que esté utilizando sus vacunas para medios diplomáticos, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, afirmó que todos los acuerdos eran de forma humanitaria, “El virus puede propagarse a través de las fronteras, pero el amor hacia la humanidad también trasciende esas fronteras“, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí