Santo Domingo. – Estupidez (Stupidität), aunque es un término de origen Griego, la raíz de la palabra estúpido, que puede servir como adjetivo o sustantivo, proviene del verbo latino stupere, que significa entumecimiento o asombro, y está relacionada con el estupor, como lo conocemos hoy, el término fue acuñado en 1872 por el psiquiatra Richard von Krafft-Ebing, quien lo distinguía entre la demencia senil y la ‘demencia de los jóvenes o estupidez‘, definiéndola como (stupidität), el enfermo de estupidez presentaba entonces síntomas que hoy consideraríamos como propios de una esquizofrenia, entre ellos el estupor, las alucinaciones, el delirio.

Richard von Krafft-Ebing, consideraba como causas de esta estupidez el agotamiento y la masturbación.

Allegro ma non troppo, es el nombre de la obra de Carlo Maria Cipolla, historiador económico italiano nacido en Pavía, ciudad italiana, allegro ma non troppo está compuesto por dos cortos ensayos acerca de economía y sociedad, el primer ensayo llamado “El papel de las especias (y de la pimienta en particular) en el desarrollo económico de la Edad Media” y el segundo, el que nos interesa se llama “Las leyes fundamentales de la estupidez humana“, estudia el comportamiento, cantidad y el peligro que representan los individuos estúpidos y hasta hoy, es un manual, casi sagrado entre los curiosos y estudiosos de la estupidez, aunque en lugar de ser un proyecto de investigación académica científica sobre la psicología de por qué las personas toman decisiones apresuradas, este libro busca explicar de manera amplia cómo operan las personas “estúpidas” y por qué debemos desconfiar de ellas.

Primera Ley Fundamental: Siempre e inevitablemente todos subestiman el número de individuos estúpidos en circulación, principio general de que siempre hay más gente estúpida de lo que uno piensa en un principio.

Segunda Ley Fundamental: La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona, que concluye que siempre hay la misma fracción de personas estúpidas en cualquier grupo, independientemente de los antecedentes sociales y educativos de ese grupo.

Consideradas por muchos como ley de oro, Tercera Ley Fundamental: una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas, esta define como estúpido a alguien que se entrega a comportamientos tan estúpidos, que van en detrimento de otras personas y de sí mismo, “El bruto (estúpido) es criminal“, dice una máxima muellera.

Esta tercera regla de oro, tiene adjunto un análisis sobre lo nocivamente estúpido del ser, Desgraciado (D): aquel que se causa un perjuicio o daño a sí mismo, beneficiando a los demás, Inteligente (I): aquel que se beneficia a sí mismo, beneficiando a los demás, Bandido (B): aquel que obtiene beneficios para sí mismo, perjudicando a los demás, Estúpido (E): aquel que causa pérdidas y daños a otros, perjudicándose a la vez a sí mismo.

Cuarta Ley Fundamental: Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error, no es de asombrarse que las personas desgraciadas e incautas, no reconozcan la peligrosidad de las personas estúpidas, el hecho no representa una gran falta de previsión, pero lo que resulta verdaderamente sorprendente es que tampoco las personas inteligentes, logran muchas veces reconocer el poder devastador y destructor de la estupidez. Es extremadamente difícil explicar por qué sucede esto.

Quinta Ley Fundamental: La persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe, esta última ley se explica por si sola.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí