Hugo de Jonge, el ministro de salud holandés, dijo que “los niños ‘incurablemente enfermos’ de 1 a 12 años deberían poder pedir ayudar a un médico“.

El Gobierno Holandés anunció esta semana planes para permitir que los médicos terminen con la vida de niños enfermos terminales menores de 13 años, una decisión que está destinada a abrir el debate sobre la muerte asistida por un médico, según artículo del The New York Times.

Los Países Bajos ya permiten a los médicos facilitar la muerte de personas mayores de 12 años o menos de un año, siempre y cuando los padres hayan dado su consentimiento.

En una carta al Parlamento el martes pasado, el ministro de salud Holandés, Hugo de Jonge, propuso ampliar la ley para incluir a los niños de entre 1 y 12 años que están muriendo y sufriendo.

En un pequeño número de casos, los cuidados paliativos no son suficientes“, escribió el Sr. de Jonge, “Debido a eso, algunos niños sufren innecesariamente sin ninguna esperanza de mejora“.

De Jones estimó que la medida afectaría a unos cinco a 10 niños cada año.

Los médicos de los Países Bajos han expresado su preocupación por el hecho de que puedan ser considerados penalmente responsables si ayudaran a poner fin a la vida de los niños “enfermos de forma incurable” de entre 1 y 12 años, ya que la ley no contempla ninguna disposición para los niños de esa edad que se espera resulten en fatalidad de manera inminente.

Según la ley actual, un médico puede poner fin a la vida de un niño menor de 1 año, con el consentimiento de los padres, si el niño está experimentando un “sufrimiento intolerable y desesperanzado“, escribió el Sr. de Jonge.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí