Santo Domingo.- Los estadounidenses comenzaron la costumbre de votar entre semana en 1845, cuando el Congreso aprobó una ley federal que designa el primer martes después del primer lunes de noviembre como el día de las elecciones.

Se establece por ley como “el martes siguiente después del primer lunes del mes de noviembre” que equivale a “el primer martes después del 1 de noviembre“, resultando la fecha más temprana posible como el 2 de noviembre, y la fecha más reciente posible el8 de noviembre.

Antes de eso, a los estados se les permitía celebrar elecciones cuando les complacían dentro de un período de 34 días antes del primer miércoles de diciembre, pero este sistema presentaba algunos defectos cruciales. Conocer los resultados de la votación anticipada podría afectar la participación y la opinión en los estados que celebraban elecciones más tarde a tales fechas, y esos mismos votantes de última hora podrían decidir potencialmente el resultado de toda la elección. Ante estos problemas, el Congreso creó el actual día de las elecciones con la esperanza de agilizar el proceso de votación y evitar estos y otros inconvenientes.

La selección del martes de noviembre proviene de las agendas agraria de la América del siglo XIX. En la década de 1800, la mayoría de los ciudadanos trabajaban como agricultores y vivían lejos de su lugar de votación y muchas veces el clima invernal severo impedían el desplazamiento.

Dado que la gente viajaba a menudo al menos un día para votar, los legisladores necesitaban dar una ventana de dos días para el día de las elecciones, los fines de semana eran poco prácticos, ya que la mayoría de la gente pasaba los domingos en la iglesia, y el miércoles era el día del mercado para los agricultores

Con esto en mente, el martes fue seleccionado como el primer y más conveniente día de la semana para celebrar elecciones generales presidenciales.

La cultura agrícola también explica por qué el día de las elecciones siempre cae en noviembre, se pensaba que las elecciones de primavera y principios de verano interferían con la temporada de siembra, y las elecciones de finales del verano y el otoño temprano coincidían con la cosecha, lo que dejaba sólo finales otoño de noviembre, después de que las cosechas se completaran y antes de la llegada del duro clima invernal, como la mejor opción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí