Santo Domingo. -En términos generales, la tartamudez, popularmente ‘Gaguera‘, es un trastorno del habla en el que la fluidez de lenguaje hablado es interrumpido por repeticiones involuntarias y prolongaciones de sonidos, sílabas, palabras o frases, así como pausas silenciosas involuntarias o bloqueos en los que la persona que tartamudea no puede producir ningún sonido.

En inglés, la tartamudez tiene dos acepciones; Stammer o Stutter, la primera describe la tartamudez cuando esta repite sonidos o sílabas, por ejemplo, Stammer, “ma-ma-ma-mama” y Stutter con sonidos más largos, por ejemplo, “mmmmmmamma” o la palabra se atasca o no sale nada, en casos más graves.

La tartamudez varía en severidad de persona a persona y de una situación a otra, aunque una persona puede tener períodos de tartamudeo seguido de momentos en los que habla sale con relativa fluidez.

¿Por qué las mujeres no ‘gaguean’ tartamudean?

Esta pregunta surge con bastante frecuencia y aunque se han hecho varios estudios, aun se sabe muy poco sobre la causa definitiva de la tartamudez, a menudo es difícil saber por qué es más común entre los hombres (niños o adultos) o mujeres (niñas o adultas).

Lo que sí sabemos hasta la fecha sobre la tartamudez es que afecta al 1% de la población mundial, una cantidad que parecería pequeña, pero en realidad no lo es, más allá de este hecho, hay muchas cosas sobre la tartamudez que no se conocen con certeza aun, se cree que es un trastorno que tiene sus raíces en el área de procesamiento neuronal del cerebro que controla la producción del habla.

A menudo existe un vínculo genético y la tartamudez hoy considerada hereditaria, y también es más común en los niños, muchos niños que tartamudean en la edad preescolar lo superarán sin ayuda, otros necesitarán terapia para ayudarlos con su tartamudez, luego estarán aquellos que continuarán tartamudeando durante toda su vida.

Algo que sí sabemos es que la tartamudez es estadísticamente más común entre los hombres, aunque no se comprende completamente el porqué la tartamudez afecta a los hombres cuatro veces más que a las mujeres, lo cual es una gran diferencia.

Durante mucho tiempo se ha sospechado que la cantidad de mujeres adultas que tartamudean es significativamente menor porque tienen una mayor probabilidad de recuperación natural a una edad temprana; esto parece estar respaldado por una investigación realizada por el Programa de Investigación de la Tartamudez de la Universidad de Illinois.

Esta y otras investigaciones mostraron que las escasa niñas presentaban tartamudez, tenían más probabilidades de recuperarse de forma natural o dejar de tartamudear sin terapia (aunque este no era el caso en todos los niños), mientras que los niños tenían menos probabilidades de hacerlo. Esto indicó claramente la importancia de buscar terapia lo antes posible para evaluar los riesgos y la probabilidad de padecer tartamudez crónica en el futuro.

La tartamudez que es genética, aunque no todos los casos lo son genéticos, también es más probable que confirme el sesgo de género, mientras que los casos que no están relacionados con la genética tienen una menor disparidad de género.

Otra estadística interesante a reconocer es que “para los hombres que tartamudean, sólo el 9% de sus hijas vs. el 22% de sus hijos serán tartamudos; mientras que para el menor número de mujeres que alguna vez tartamudeó, los riesgos son un poco mayor, ya que el 17% de sus hijas y el 36% de sus hijos se verán afectados“.

Si bien no existe evidencia sólida que nos diga finalmente el porqué los hombres son más propensos a tartamudear, lo que sí arrojaron todos los estudios es que el acceso temprano a tratamientos es la mejor manera de garantizar que su hijo, niño o niña, pueda hacer que un especialista capacitado evalúe su tartamudez. profesional que puede asesorarlo sobre los pasos futuros.

Un detalle muy poco estudiado es que las personas que tartamudean en un idioma hablado con fluidez, no lo hacen en un segundo idioma.

Diferencias neurológicas en el cerebro y mitos que rodean el tartamudeo.

La gente sigue pensando que las personas que tartamudean son más nerviosas o vulnerables que otras, algunas llegan a creer que son más inteligentes, otro mito que ha persistido es que el tartamudeo es causado por una mala relación con los padres de la persona, todo esto es falso.

Hoy en día, cada vez más investigaciones indican que hay diferencias neurológicas entre las personas que tartamudean y las que no lo hacen, estas diferencias están relacionadas con la activación y estructura cerebral y se pueden ver en imágenes avanzadas de rayos X. Los investigadores ahora también saben que el tartamudeo puede ser hereditario.

A pesar de todos estos conocimientos, tartamudear es sin duda una gran carga psicológica para muchos la padecen, “La ira, la frustración y la impotencia son reacciones comunes“, dice el mismo Programa de Investigación de la Tartamudez de la Universidad de Illinois.

Finalmente, recomendamos a los lectores de este escrito “El discurso del rey” (The King’s Speech), un drama de época que recibió 12 nominaciones a los premios de la Academia para convertirse en la película del año más popular para Oscar, la película describe en su mayoría hechos correctos, ya que muestra cómo el rey Jorge VI luchó con la condición de tartamudez en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

The King’s Speech

The King’s Speech” tuvo éxito principalmente por abordar el estigma social que rodea la tartamudez, ya que muestra al futuro rey Jorge VI sufriendo humillaciones durante sus discursos públicos ante miles de súbditos Británicos, mostrando las vergüenzas que viven los tartamudos soportando tanto el estrés como los pensamientos negativos (como la duda), sino que también los lleva a desarrollar reacciones contraproducentes al tratar de hablar con más fluidez, “En lo que ‘El discurso del rey’ hizo bien es que reveló al publico que tartamudear es mucho más que simplemente repetir palabras“, dijo Nan Ratner, psicolingüista de la Universidad de Maryland en College Park. “Es muy debilitante; en realidad, es un trastorno en la capacidad de la comunicación“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí