La Doctrina Monroe fue declarada en el séptimo mensaje anual del presidente James Monroe al Congreso el 2 de diciembre de 1823.

Las potencias Europeas, según Monroe, estaban obligadas a respetar el hemisferio occidental como esfera de interés de los Estados Unidos.

La Doctrina Monroe advertía a las potencias Europeas de no interferir en los asuntos del hemisferio occidental. Dicha doctrina fue violada durante el conflicto de las Malvinas entre Argentina e Inglaterra, los Estados Unidos apoyaron públicamente a Inglaterra.

Los Estados Unidos siempre se han interesado por sus vecinos en América Latina y las naciones del hemisferio occidental, pero las expresiones de esta Doctrina y ‘preocupación’ no siempre han sido consideradas favorables por otras naciones de América.

En un mensaje anual de rutina entregado al Congreso por el presidente James Monroe en diciembre de 1823, la doctrina advierte a las naciones Europeas que Estados Unidos no toleraría más “colonización o monarcas títeres.

La Doctrina Monroe fue invocada en 1865 cuando el gobierno de Estados Unidos ejerció presiones diplomáticas y militares en apoyo del presidente mexicano Benito Juarez, este apoyo permitió a Juárez liderar una exitosa revolución contra el emperador Maximiliano, que había sido colocado en el trono por el gobierno Francés.

Casi 40 años después, en 1904, los acreedores Europeos amenazaron la intervención armada a varios países Latinoamericanos para cobrar deudas, el presidente Theodore Roosevelt proclamó rápidamente el derecho de los Estados Unidos a ejercer un “poder policial internacional” para frenar esas “malas acciones crónicas“.

Como resultado, los marines Estadounidenses fueron enviados a nuestro país Santo Domingo en 1904, Nicaragua en 1911 y Haití en 1915, aparentemente para mantener a los Europeos fuera.

Otras naciones Latinoamericanas vieron estas intervenciones con mucho recelo, y las relaciones entre el “gran Coloso del Norte” y sus vecinos del sur permanecieron tensas durante muchos años.

En 1962, la Doctrina Monroe fue invocada simbólicamente cuando la Unión Soviética comenzó a construir sitios de lanzamiento de misiles en Cuba, con el apoyo de la Organización de los Estados Americanos, el presidente John F. Kennedy lanzó una cuarentena naval y aérea alrededor de la isla.

Después de varios días tensos, la Unión Soviética acordó retirar los misiles y desmantelar los sitios, posteriormente, Estados Unidos acordó, también desmantelar varias de sus obsoletas bases aéreas y de misiles en Turquía.

(Información extraída de Milestone Documents [Washington, DC: The National Archives and Records Administration, 1995] págs. 26-29.)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí