Santo Domingo. – Una vez el presidente abandona la Casa Blanca, se le proporciona ciertos derechos personales, la mayoría le son de por vida, según la página del Servicio Secreto y otras fuentes.

La Ley de Ex Presidentes (The Former Presidents Act), es una ley federal de los Estados Unidos que data de 1958 la cual proporciona varios beneficios de por vida a los ex presidentes de los Estados Unidos, siempre y cuando no hayan sido removidos de su cargo.

Ley de Protección de los Ex Presidentes de 2012

Estos beneficios actuales fueron renovados en 2013 y cubren Pensión, transición, seguro médico, gastos de personal oficinas, este personal de su oficina privada y todo el costo relacionado son proporcionados por la Administración de Servicios Generales. Este personal solo reporte al ex presidente y son seleccionadas por Las personas empleadas bajo esta subsección son seleccionadas por él para el desempeño de sus funciones. Cada expresidente fija las tasas básicas de compensación, no superando un total ‘anualizado’ de $150,000 para los primeros 30 meses y $96,000 a partir de ese entonces y protección del Servicio Secreto desde 1965 hasta 1996, los expresidentes tenían derecho a protección de por vida del Servicio Secreto, para ellos, cónyuges e hijos menores de 16 años, un estatuto de 1994, Ley pública 103–329, limitó la protección post presidencia (presidencial) a diez años para los presidentes inaugurados después del 1 de enero de 1997, este estatuto protegía hasta Bill Clinton, con derecho a protección de por vida, todos los presidentes subsiguientes sólo tendrían tenido derecho a diez años de protección. El 10 de enero de 2013, el presidente Barack Obama firmó la Ley de Protección de los Ex Presidentes de 2012, restableciendo la protección del Servicio Secreto de por vida para su predecesor George W. Bush, él mismo, y todos los presidentes subsiguientes.

¿Puede el presidente conducir él mismo? la respuesta es no, “conducir definitivamente no es una opción“, explica Matt Pinsker, profesor de Seguridad Nacional en la Universidad de Virginia Commonwealth. “El presidente es conducido siempre en un vehículo altamente aseguro por una persona que ha recibido una amplia capacitación y bien preparado y entrenado para cualquier situación de emergencia“.

Sin embargo, el Dr. Jim Ronan, autor y profesor de ciencias políticas en la Universidad de Villanova, señala que en lugares como Camp David o en propiedades personales, al presidente se le permite dar un paseo o montar en bicicleta.

Asesinato del presidente John F. Kennedy

La perdida de ese privilegios de conducir, se extiende a después de dejar el cargo“, dice el profesor Ronan. Esta decisión se tomó luego del asesinato del presidente John F. Kennedy, la cambió la forma en que el Servicio Secreto abordó la seguridad y exposición de los actuales y ex presidentes.

Cuando el presidente Donald Trump, fue informado de que ya no se le permite, ni permitirá conducir ninguno de su colección de autos super lujoso de por vida, al menos no en ninguna vía publica, se negó a aceptar esas directrices y advirtió que tan pronto abandone el cargo, rechazará esa prohibición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí